Complejo de edificios

¿Hay futuro para la casa inteligente? ¿Cuándo ya? ¿Y qué supondrá? Más allá de la plomería y la ciudad eléctrica, seguramente nuestros hogares desarrollarán una inteligencia interna en red para administrar las cosas de manera más sensata. Nuestros edificios deben volverse más sabios. Recuerde, Jane Jetson nacerá pronto, así que tenemos que idear algo más interesante que una tostadora de Internet.



Una mirada al pasado podría ayudar. Escribo esto en Kioto en su apogeo de los cerezos en flor. Kioto es una ciudad especial, con muchos edificios antiguos de madera intactos y en armonía con la ciudad más nueva. Y hay más que encanto en las casas antiguas y las posadas rurales; siglos de sabiduría zen se infunden en la arquitectura. Mientras deambulaba por un jardín, noté unos cedros peculiares que se convertían en postes perfectamente rectos de 10 metros de altura con pompones frondosos en la parte superior, como algo que hubiera dibujado el Dr. Seuss. Esto no era natural. Hace miles de años, los monjes se dieron cuenta de que si las ramas horizontales de un árbol se recortaban constantemente, crecería perfectamente recto. Durante cientos y quizás miles de años, cultivaron los bosques de esta manera para proporcionar pilares y vigas perfectas para los edificios.

Una red eléctrica más inteligente

Esta historia fue parte de nuestro número de julio de 2001





  • Ver el resto del número
  • Suscribir

Ese tipo de valor profundo, que abarca generaciones, apenas se aplica todavía a las tecnologías de inteligencia. No hay zen en mi sistema estéreo enredado, ni en los electrodomésticos ni en los sistemas de iluminación y calefacción de principios del siglo XX que abarrotan nuestras moradas. Los ordenadores domésticos no han ayudado. La tecnología en casa no es una sinfonía. Es una cacofonía.

Tenemos la capacidad de hacerlo mejor: construir viviendas cómodas, hermosas, funcionales y respetuosas con el medio ambiente. Las dificultades no son principalmente técnicas. Son culturales. Vuela sobre Estados Unidos y mira por la ventanilla del avión: podrías convencerte de que la profesión de arquitecto no existe realmente. Y los patrones de los suburbios no se ven mucho mejor en el suelo. El sentido común en el diseño es inusualmente escaso.

Rusia hackeó las elecciones estadounidenses

Solo mire la plomería. A Frank Gehry le gusta llamar a la arquitectura escultura con plomería. Las grandes civilizaciones no crecen sin una buena plomería.



Es posible que haya oído hablar de Éfeso, cuyas ruinas dan a la costa turca del Egeo. Construida en la época de Cristo, es una ciudad deslumbrante con calles con columnas de mármol, un anfiteatro enorme, una biblioteca magnífica y una gran plomería. Los gobernantes romanos de Éfeso se tomaban muy en serio el baño y la plomería, y algunas de las alcantarillas y tuberías de terracota aún funcionan. Los baños efesios tenían ingeniosos sistemas de calefacción para alimentar piscinas calientes, templadas y frías. Entra en las hermosas letrinas romanas. Al instante admira los orinales contorneados, los riachuelos debajo para llevar los desechos, el canal de agua a sus pies para lavarse las manos y los dedos de los pies, y la impresionante vista. Comparado con mi pésimo baño en Cambridge, era un sueño.

Pero regrese a la cercana ciudad turca moderna de Kusadasi para usar un baño público y horrorizarse. Llamarlo agujero en el suelo sería generoso. Es como si más de 2.000 años de vida mejor gracias a la plomería nunca hubieran sucedido.

La mayor parte del mundo todavía tiene tuberías en muy mal estado, donde aún no se ha realizado la distinción entre el agua para lavar y el agua para beber. Las enfermedades relacionadas con el agua impura se encuentran entre las tres principales causas de muerte en partes de India y Asia. La gestión del agua dulce es un problema mundial importante, pero pocos hogares o comunidades lo hacen bien, y mucho menos con alegría o ingenio. Por supuesto, existen soluciones creativas. El Centro para la Sostenibilidad de la Universidad Estatal de Pensilvania, por ejemplo, diseñó un pequeño invernadero lleno de plantas y caracoles que pueden eliminar completamente las toxinas de las aguas residuales domésticas; lo llaman una máquina viviente.

Peor que el agua es el uso desenfrenado de la electricidad. Ya sea que esté en casa o no, la típica casa de Estados Unidos que consume mucha electricidad resopla, quemando energía. Es demasiado tonto saber si estás dentro o fuera, despierto o dormido. Cuando se trata de ahorrar energía, una casa de un millón de dólares es más tonta que la computadora portátil más tonta de mil dólares.



por qué la tecnología en el aula es mala

Estados Unidos, con menos del cinco por ciento de la población mundial, produce una cuarta parte de la contaminación del aire del mundo. Y la causa número uno de la contaminación del aire es: generar energía eléctrica. Más de la mitad de la electricidad de EE. UU. Proviene de la quema de carbón, que arroja gases de efecto invernadero a la atmósfera. Bill Browning del Rocky Mountain Institute estima que los edificios representan más de un tercio de la demanda de energía eléctrica de EE. UU. Más de una cuarta parte de esa energía se destina a la iluminación.

No necesita ser la bombilla más brillante del árbol para darse cuenta de que las luces de bajo consumo, las arquitecturas que hacen un mejor uso de la luz del día y los enfoques sensibles en general (como hogares y oficinas que son lo suficientemente inteligentes como para apagar las luces cuando los ocupantes se van ) podría reducir enormemente el consumo. Las bombillas incandescentes, que alguna vez fueron una idea brillante, son obsoletas pero todavía se usan mucho. Son horriblemente derrochadores: el 90 por ciento de la electricidad que consumen se apaga en forma de calor en lugar de luz. Las luces fluorescentes compactas que se ajustan a enchufes estándar son cuatro veces más eficientes y duran 12 veces más. Es probable que las eficiencias y los ahorros con el uso de nuevas tecnologías de diodos emisores de luz sean aún mayores ( ver Los LED iluminan el futuro , TR septiembre / octubre de 2000 ).

A medida que las compañías eléctricas en California sufren bajo la carga y avergonzadamente se apagan en gran parte del estado, es difícil no preguntarse por qué la gente todavía diseña y usa sistemas de iluminación tan tontos. ¿Por qué se utilizan bombillas incandescentes en la gran mayoría de hogares? ¿Son tan inconscientes los consumidores? (Sí.) ¿El alto precio inicial de un fluorescente compacto oscurece los beneficios a largo plazo? (Sí.)

Pero hay un factor más insidioso: la fuerza del hábito. Incluso pequeños cambios en el comportamiento del consumidor fácilmente habrían evitado los apagones de California. Pero los malos hábitos son difíciles de romper, y la hostilidad de la administración Bush hacia la conservación de energía no ayuda. Aquí es donde un uso más inteligente de la tecnología en arquitectura podría sernos de gran utilidad. Desafortunadamente, la mayoría de la gente tiende a vivir con lo que tiene. Los inquilinos no tienen ningún incentivo para mejorar sus viviendas. Los propietarios descubren que han heredado una gran caja llena de tuberías con fugas, inodoros en funcionamiento, ventanas con corrientes de aire y un mal aislamiento que no tienen tiempo ni dinero para arreglar. Incluso cuando existen soluciones de diseño, a los propietarios les ha resultado difícil obtenerlas. Pero las soluciones están ahí fuera.

Carrier fabrica termostatos habilitados para Internet que se pueden monitorear y controlar de forma remota, y programar para seguir patrones de temperatura establecidos. Ese es el primer paso para construir una casa que pueda relajarse y dormir cuando no está. Una empresa italiana, llamada Wr @ p, es pionera en el desarrollo de electrodomésticos inteligentes en red que pueden turnarse para extraer electricidad para minimizar el consumo en las horas pico.

Las eficiencias se extienden a los propios electrodomésticos. Por ejemplo, cuando abre y cierra la puerta del refrigerador a la hora de comer, su refrigerador se pone nervioso mientras su sistema de control lucha por mantener una temperatura fría constante. Un refrigerador más inteligente (existen algunos) rastrea la apertura y el cierre de la puerta y sabe lo suficiente como para sentarse en silencio y sudar durante los períodos de uso. Una vez que las cosas se han calmado, vuelve a controlar la temperatura con calma sin un desperdicio de esfuerzo, lo que reduce el consumo de energía a la mitad. Eso es significativo: el refrigerador generalmente representa alrededor de una quinta parte de la factura de electricidad de una casa.

Ya sea que se encuentren dentro de un electrodoméstico o en una red doméstica, cuando la computadora de su hogar puede administrar su hogar, las eficiencias podrían convertirse en sinergias. Si eso sucede, el hogar podría comenzar a contrarrestar algunos de los comportamientos descuidados y perezosos del consumidor.

También en el diseño, el comportamiento sigue siendo la raíz del problema. Aunque la mayoría de los arquitectos con visión de futuro visualizan hogares con sistemas sensibles, muchas personas sienten que la arquitectura del hogar es para los ricos. El rediseño sustancial de una casa ha estado fuera del alcance de la mayoría. Pero un equipo de investigación del MIT llamado proyecto House_n daría a los consumidores acceso a un diseño arquitectónico inteligente y a la gama de otros servicios de construcción que solo han sido manejables por equipos de arquitectos y contratistas. Los investigadores argumentan que estos servicios están cada vez más en línea, disponibles para todos los que deseen que sus hogares funcionen mejor.

Comodidad, firmeza y deleite: esos son los tres ideales de la arquitectura virtuosa propugnados por Vitruvio hace más de 2.000 años, tal como está grabado en el Premio Pritzker, en la traducción de Henry Wotton de 1624. Después de todo, fueron los romanos quienes pusieron el arco en la arquitectura, y sus valores no se han desvanecido. La orden de Vitruvio fue rigidez (los edificios deben ser refugios robustos y estructuralmente sólidos), utilidad (deben adaptarse a las necesidades humanas) y atractivo (como Venus, deberían ser hermosas). A lo que podríamos agregar: sensitas . Los edificios deben ser sensibles, incluso sabios. La arquitectura está destinada a absorber tecnologías inteligentes, y los edificios deben ser lo suficientemente inteligentes como para hacer lo correcto en nombre de sus residentes.

esconder

Tecnologías Reales

Categoría

Sin Categorizar

Tecnología

Biotecnología

Política De Tecnología

Cambio Climático

Humanos Y Tecnología

Silicon Valley

Informática

Revista Mit News

Inteligencia Artificial

Espacio

Ciudades Inteligentes

Blockchain

Artículo De Fondo

Perfil De Exalumnos

Conexión De Exalumnos

Característica De Noticias Del Mit

1865

Mi Vista

77 Mass Ave

Conoce Al Autor

Perfiles De Generosidad

Visto En El Campus

Cartas De Exalumnos

Función De Noticias Del Mit

Cadena De Bloques

Perfil De Ex Alumnos

77 Avenida De Masas

Política Tecnológica

Perfiles En Generosidad

Noticias

Revista De Noticias Del Mit

Elecciones 2020

Con Índice

Bajo La Cúpula

Manguera

Historias Infinitas

Proyecto De Tecnología Pandémica

Del Presidente

Artículo De Portada

Galería De Fotos

Recomendado