¿Dónde se han ido todas las computadoras?

El siguiente documento llegó a las oficinas de Technology Review en una cápsula del tiempo con fecha de 2020. Pretende ser una historia de las computadoras escrita por el científico informático convertido en historiador John Seely Brown. A finales del siglo XX, el Dr. Brown se desempeñó como director del Centro de Investigación de Palo Alto de Xerox Corporation.



imagenes del otro lado de la luna

La historia de las computadoras es bastante simple. Al principio no había computadoras. Luego estaban las computadoras. Y luego no hubo ninguno de nuevo. Entre la segunda y la tercera etapa, simplemente desaparecieron. No desaparecieron por completo. Primero se desvanecieron en el fondo. Luego, en realidad, se fusionaron con el fondo.

Tecnologías emergentes que cambiarán el mundo

Esta historia fue parte de nuestra edición de enero de 2001.





  • Ver el resto del número
  • Suscribir

Estas diferentes etapas de la computación llegaron a ser conocidas en términos de sus motivos centrales: la etapa inicial después de que emergieron de los cuartos traseros al público fue la era de la computación personal, que abarcó la década de 1980 y principios de la de 1990. Con el advenimiento de Internet y la World Wide Web, esta era se convirtió sin problemas en la era de la informática social, a veces llamada informática ubicua, que comenzó a mediados de la década de 1990 y duró unas dos décadas. Esta era se caracterizó por millones de computadoras, dispositivos de información y dispositivos de almacenamiento que estaban interconectados, creando un vasto medio de información que respaldaba todo tipo de comunidades de interés. Este nuevo medio ofrecía acceso a casi cualquier información que reside en cualquier lugar del mundo.

Aproximadamente 15 años después del siglo XXI, la etapa de la computación social se transformó en el período llamado computación ecológica o simbiótica. La materia estructural (átomos) y la computación (bits) se volvieron inseparables. Millones de sensores, efectores y elementos lógicos (hechos de materiales orgánicos e inorgánicos) se interconectaron a través de tecnologías inalámbricas de igual a igual, produciendo material inteligente y maleable que se utiliza para construir electrodomésticos inteligentes, edificios, carreteras y más. Fue durante esta época que desaparecieron las computadoras. En su lugar, casi todos los artefactos físicos albergaban alguna capacidad intelectual computacional que les ayudaba a saber dónde estaba, qué había cerca, cuándo se movió, etc. En cierto modo, el mundo inorgánico adquirió propiedades orgánicas, utilizando la informática para modular de forma transparente las respuestas al medio ambiente.

Pero, ¿cómo llegó a ser esto? Durante la etapa de la computación personal, las computadoras se volvieron cada vez más poderosas, pero también se volvieron más difíciles de usar. La Ley de Moore, que establece que la potencia informática se duplicaría cada 18 meses, parecía ser válida para el hardware. Pero el software robusto nunca pudo mantenerse al día. El resultado fue que las computadoras personales seguían siendo difíciles de usar. Las interfaces gráficas de usuario de la década de 1980, al menos, hicieron que los sistemas fueran algo manejables. Pero incluso ese grado de usabilidad se desvaneció en la segunda era de la informática, cuando los diseñadores intentaron extender este motivo de interfaz para navegar por los vastos espacios de información y documentos de la Web. Aquellos que navegaban por la Red todo el día acababan sintiéndose desorientados o perdidos. Los usuarios más ocasionales se sintieron abrumados con los volúmenes de información irrelevante que les proporcionaron sus agentes inteligentes o bots (como se les llamaba a menudo a principios del siglo XXI).



Con el tiempo, la Web se convirtió en una jungla de vías de información sin pistas para ayudar a las personas a llegar a sus destinos, al igual que el centro de una megaciudad sin señales ni guías fiables. Se pidió a los arquitectos urbanos y teóricos sociales que ayudaran a los tecnólogos a ver los recursos latentes en el contexto social y físico. Se señaló que los humanos usaban el contexto en torno a objetos y eventos para navegar por el mundo y hacer las cosas. Por ejemplo, descubrieron lo que valía la pena leer cuando un amigo les recomendó un libro o cuando se enteraron de un artículo importante en el trabajo.

Resultó que la interacción con otras personas era la clave. Los seres humanos querían que la tecnología les ayudara a mantenerse mejor conectados entre sí y a mejorar su conocimiento de los eventos a su alrededor. Pero no querían tener que ocuparse de todo; todo lo que querían era una conciencia virtual que tuviera lugar de manera subconsciente, muy similar a cómo funciona el sistema visual en el mundo físico.

Casi al mismo tiempo, los dispositivos como computadoras portátiles, buscapersonas, teléfonos y asistentes digitales personales (PDA) se redujeron tanto que se hizo necesaria una alternativa al teclado. La entrada de voz ayudó, pero luego ocurrió un cambio importante. Los dispositivos computacionales comenzaron a tener sensores, acelerómetros y sistemas de posicionamiento global en miniatura integrados. Estas unidades le permiten al dispositivo saber dónde está y qué está sucediendo. Y a medida que las cosas se redujeron aún más, lo que llevó a dispositivos de volumen cero, los usuarios llegaron a saber aún más sobre su entorno. Además, las personas podrían interactuar con estos dispositivos utilizando los mismos gestos y otras prácticas que ya usaban para comunicarse entre sí. Incluso el llavero o PDA de una persona podría interpretar gestos de agitar, inclinar, apretar y temblar cuando su propietario interactúa con él. Por ejemplo, los usuarios inclinarían el dispositivo para desplazarse por una página web, lo agitarían para borrar algo y lo apretarían para seleccionar un elemento, de forma muy similar a un clic del mouse. Todo parecía tan natural, adquiriendo las propiedades de una conversación animada. La interfaz se volvió transparente a partir del cambio de siglo, y en 2005 tales interfaces estaban en todas partes.

Aunque la integración de estos sensores y efectores primitivos en los electrodomésticos se hizo por primera vez para permitir que las personas interactuaran con dispositivos que se encogían físicamente, surgió un uso más sorprendente de estas innovaciones, que finalmente condujo a la era de la informática ecológica. En esta era, además de construir sensores, acelerómetros y efectores en dispositivos, los diseñadores comenzaron a ponerlos en el medio ambiente. Literalmente, millones de estos elementos se colocaron en las superficies de las carreteras para que una carretera pudiera detectar el flujo de tráfico y luego comunicar esa información a lo largo de su superficie.



Por lo tanto, hoy en día, los automóviles son conscientes de los patrones de tráfico que los rodean y utilizan esa conciencia para dirigirse en consecuencia. Esto ayuda a evitar la congestión y con ella la contaminación. De manera similar, los sensores en edificios de oficinas, casas y fábricas responden de manera sutil pero efectiva para minimizar los efectos perjudiciales y armonizar la actividad humana con el medio ambiente. De hecho, a través de la informática, nuestro entorno se ha concienciado de sí mismo, dando lugar a la era de la informática ecológica o simbiótica.

Ahora que miramos hacia atrás, respiramos aliviados, porque el camino tecnológico por delante no era tan directo como lo describió Bill Gates en su clásico libro de 1995. De hecho, poco tiempo después, Bill Joy emitió una profunda llamada de atención, quien, como muchos futuristas antes que él, pintó una visión distópica unilateral de nanocomputadoras y robots que se apoderan del mundo y esclavizan a la humanidad. Es cierto que la tecnología sigue siendo problemática. Pero aquellos que creían en el determinismo tecnológico nuevamente se equivocaron. La sociedad respondió, el público se educó mejor sobre los peligros de las nuevas tecnologías radicales y surgieron nuevas instituciones para ayudar a mediar en el diálogo entre los puntos de vista utópico y distópico. Es posible que esta coevolución entre sociedad y tecnología no se haya producido tan rápido como algunos deseaban. No obstante, ocurrió de una manera que obligó al mundo tecnológico a volverse menos arrogante y más humilde.

esconder

Tecnologías Reales

Categoría

Sin Categorizar

Tecnología

Biotecnología

Política De Tecnología

Cambio Climático

Humanos Y Tecnología

Silicon Valley

Informática

Revista Mit News

Inteligencia Artificial

Espacio

Ciudades Inteligentes

Blockchain

Artículo De Fondo

Perfil De Exalumnos

Conexión De Exalumnos

Característica De Noticias Del Mit

1865

Mi Vista

77 Mass Ave

Conoce Al Autor

Perfiles De Generosidad

Visto En El Campus

Cartas De Exalumnos

Función De Noticias Del Mit

Cadena De Bloques

Perfil De Ex Alumnos

77 Avenida De Masas

Política Tecnológica

Perfiles En Generosidad

Noticias

Revista De Noticias Del Mit

Elecciones 2020

Con Índice

Bajo La Cúpula

Manguera

Historias Infinitas

Proyecto De Tecnología Pandémica

Del Presidente

Artículo De Portada

Galería De Fotos

Recomendado